Crónica de la riada de 1965 en Chiclana de la Frontera (III)

LA INUNDACIÓN DESDE EL AYUNTAMIENTO

Conforme avanzaba la tarde el cielo clareó y en la noche las precipitaciones fueron débiles. En Cádiz cayeron dieciocho litros por metro cuadrado y catorce en Jerez. A la mañana siguiente el tiempo, aunque irregular, tendió a mejorar. No había peligro de una nueva riada. Pero quedaba una ciudad semidestrozada y mucha gente en la miseria. Muchos, como más tarde ellos mismos han dicho, lo perdieron todo.

En la ciudad la actividad para atender las primeras necesidades era frenética. Se habilitaron comedores y lugares donde acoger a los damnificados; otros se fueron a vivir con sus familiares. Se necesitaron camiones y grúas[i] para retirar los cascotes, adoquines arrancados y escombros. Desde El Pilar hasta la plaza de España y desde allí hasta Las Albinas, en El Lugar, las aguas lo invadieron todo. El teatro García Gutiérrez quedó seriamente dañado. En La Banda, en las dos márgenes del río, las aguas arrastraron casas, muros y defensas. Desde la calle Arenal, a la Cuesta de san Sebastián y hasta la escalereta; desde el Puente Grande a la calle Carmen Picazo, Paciano del Barco y la barriada del Carmen. La riada afectó severamente al emblemático Puente Chico y a las inmediaciones del Puente Grande, que permaneció incólume como un legendario titán.

Diez días después de la catástrofe, lo peor había pasado. Aunque aún seguían muchas familias sin hogares y sin enseres; comerciantes e industriales evaluaban sus pérdidas. Bastantes agricultores vieron sus cosechas perdidas y menguados sus ganados. La ciudad y sus habitantes estaban interiorizando la magnitud de lo ocurrido. El alcalde, Tomás Collantes Ceballos, que había permanecido día y noche en el Ayuntamiento coordinando las operaciones encaminadas a restaurar la normalidad en la ciudad, tiene ante sí todos los datos necesarios para exponer, en la sesión ordinaria del Pleno Municipal correspondiente al mes de octubre, la magnitud de la catástrofe y las gestiones realizadas hasta aquel día.

Así, comenzó señalando que la riada era “la mas grave inundación que recuerdan los anales de Chiclana”[ii]. Y a continuación leyó un amplio y detallado informe, que recogido en el acta de la sesión, decía literalmente así:

En primer lugar, destacó el arrojo y la eficacia de los auxilios prestados por los helicópteros de la Base Conjunta de Rota, anfibios del Departamento Marítimo de San Fernando y Fuerzas de la Guardia Civil, en los tristes momentos de la catástrofe. Igualmente destacó los servicios prestados por la Policía Armada de Cádiz y la extraordinaria labor realizada por el Batallón de Zapadores de la División 21ª, en la limpieza de calles y plazas y suministro de agua la población. Pasados los primeros momentos y vistos los estragos producidos por la inundación (…) esta Alcaldía, entre otras medidas adoptadas, dispuso inmediatamente el alojamiento provisional de las familias que habían quedado sin hogar, en diversos locales dependientes del Municipio, así como la instalación de tres comedores por la Delegación Local de Auxilio Social, que en la actualidad siguen suministrando alimentación a los damnificados. La Sección Femenina, Cáritas y Damas de la Caridad, desde entonces vienen prestando a esta Alcaldía, una colaboración digna de todo elogio, en su labor diaria de visitas a lugares siniestrados, confección de fichero de damnificados y distribución de alimentos, camas, colchones, mantas y prendas confeccionadas, que gracias a Dios, se reciben en este Ayuntamiento generalmente donadas por Entidades, Ayuntamientos, industriales y comerciantes de esta Provincia (…) los efectos de la riada, han sido conocidos y valorados en toda su dimensión sobre el terreno, por Delegados Provinciales de Ministerios Jerarquías del Movimiento y Técnicos de diversos Centros oficiales, que en distintos días se han desplazado a esta Ciudad, así como el Excmo. Sr. Gobernador y Jefe Provincial del Movimiento que frecuentemente se ha trasladado a Chiclana para obtener información directa de esta alcaldía sobre la catástrofe e interesar del Gobierno de la Nación la solución adecuada y mas urgente posible, de los graves problemas que Chiclana tiene planteados.

Todas estas informaciones tuvieron como consecuencia de que el Ministerio de Obras Públicas, ha ordenado a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, el estudio y redacción inmediata de un proyecto de regulación y encauzamiento del Río Iro, cuyas obras básicas consistían en hacer desaparecer la mayoría de las numerosas curvas que el cauce actual tiene desde las proximidades de esta Población hasta su desembocadura en el Caño de Sancti Petri, dragado del mismo cauce en la profundidad necesaria y dotarlo de la mayor anchura, principalmente a su paso por la Población; en este mismo proyecto quedaría incluída la construcción de muros de contención en las nuevas márgenes. El mismo ministerio de Obras Públicas, ha dispuesto también, teniendo en cuenta que ya existía Proyecto redactado, que en breve se inicien las obras de construcción de un nuevo puente diagonal sobre el citado Río, para unir la Carretera Nacional nº 340, haciendo desaparecer el llamado Puente Grande con lo que se conseguirá que el río tenga mayor capacidad de desagüe. Con la ejecución de los proyectos citados, los técnicos correspondientes han expresado a esta Alcaldía, su opinión de que en caso de nuevas avenidas del río Iro, los riesgos de inundación queden reducidos al mínimo.

El puente-pasarela, será sustituido por uno nuevo y de mayor longitud. En relación con el peligro que ofrece el que actualmente a la altura conocido por “El Buey” el río se encuentre obstruido por el depósito de grandes masas de tierras y cascotes arrastrados por la corriente, que impiden su desagüe desde el día de la inundación, el Sr. Alcalde informó de que dentro de breves días se iniciarán los trabajos de dragado y limpieza por una excavadora del Parque Central de Maquinaria de Obras Públicas. Asimismo, en la actualidad se lleva a cabo la limpieza y reparación de la red general del alcantarillado, que en algunos puntos de la Población, se encuentra practicamente inutilizado. En este orden, hay que destacar la valiosa colaboración que vienen prestándonos los coches y equipos de bomberos, puestos a disposición de esta Municipio por los Ayuntamientos de Cádiz, Puerto de Santa María y Base Naval y de Utilización Conjunta de Rota (…) el Sr. Collantes Ceballos, hizo constar también, el haberse conseguido la declaración de zona siniestrada a los efectos de la indemnización del Consorcio de Compensación de Seguros. La concesión a industriales, comerciantes y agricultores damnificados, de créditos a largo plazo y con interés reducido, es también una realidad y su tramitación se iniciará rápidamente. Así mismo la reposición de mobiliario, enseres y ajuar doméstico a las familias cuyos hogares resultaron siniestrados, se efectuará en el mas breve plano.

Es muy importante destacar, siguió diciendo el Sr. Alcalde Presidente, las medidas adoptadas por el Ministerio de la Vivienda, al gestionar este Municipio la construcción de 300 viviendas aproximadamente, que unidas a las de los distintos proyectos que se encontraban a trámite alcanzan la cifra de 912 viviendas en total, en solares situados en Santa Ana, Pajero y Solagitas. También el Ministerio de Educación Nacional, ha dispuesto se lleven a cabo las reparaciones de los daños ocasionados por la inundación en distintos centros escolares de la Localidad. Asi mismo, informó de que este Ayuntamiento ha iniciado obras de saneamiento y nueva pavimentción de la calle Marqués de los Castillejos, que resultó muy afectada en el siniestro; obras que más tarde alcanzaron a las calles Sagasta, Espartero, Paseo José Antonio, Rivero y Nuestra Señora de los Remedios entre otras. Por otra parte, existe la promesa por parte del Gobierno, de importante ayuda económica a este Ayuntamiento, para la reparación de obras, servicios e instalaciones municipales. La Delegación Nacional de Deportes, tiene ofrecida la ayuda necesaria para la reparación total del Campo Municipal de Deportes.

Finalmente el Sr. Alcalde-Presidente, dio cuenta de las múltiples gestiones de todo orden que se vienen realizando por la Alcaldía y la Corporación Municipal, para paliar lo más pronto posible, los efectos de la catástrofe; haciendo notar el gran espíritu de superación y temple de los chiclaneros ante la desgracia y la desolación[iii].

El documento merece la atención porque a partir de él podemos conocer, en voz de la primera autoridad municipal, no solo lo sucedido, sino las necesidades más perentorias de los damnificados, el arreglo de calles, la construcción de viviendas, los nuevos puentes… y también, el reconocimiento de gratitud a la labor realizada de cuantos participaron en aquella jornada. Desde el primer momento se tuvo conciencia de la necesidad de actuar con la mayor celeridad posible. Del mismo modo informaba sobre la intensiva campaña de vacunación antitífica y la desratización de la ciudad.

Para el siguiente mes, el día 26 de noviembre, se convocó la sesión ordinaria de la Comisión Municipal Permanente y el preceptivo Pleno mensual de la Corporación Municipal, en el que se trató, entre otros puntos del día, dos referentes a la inundación: el séptimo (la construcción de un puente pasarela sobre el río Iro en sustitución del Puente Chico) y el octavo (reparaciones en el campo de fútbol municipal).

Notas:

[i] Puestos a disposición municipal por los hermanos Francisco y Antonio Moreno Dávila.

[ii] AHMCh. Legajo nº 63. AA. CC. Sesión Ordinaria de 29 de octubre de 1965.

[iii] AHMCh: Ídem