Viajes y encuentros del pasado verano

Al fin se nos fue el verano, el presuroso e incierto verano que nos trastoca ciertos proyectos o simples planes y nos lleva a viajes inesperados: viajes a nuevas lecturas o a otras desdeñadas en un tiempo anterior como Tiempo de silencio de Martín Santos. Viajes a otros lugares de la memoria; viajes a tierras ya andadas otros veranos; viajes llenos de miradas… También nos lleva a nuevos encuentros con nuestros seres más queridos; a los nuevos amigos y a los inseparables de siempre y a encuentros inesperados…

Como Viajero en el tiempo busqué una nueva ruta en la memoria de los campanenses y comencé a tomar notas en el Diario de campo para las viejas historias de aquel Campano añorado que vivieron nuestros abuelos. Ahora en el otoño comenzaremos a preparar la tierra para que Viejas historias y leyendas de Campano florezcan en la próxima primavera. La foto de portada será este óleo sobre lienzo de la “casa de la huerta” pintado por mi primo Juan Panés Morales.

Viajamos en el tiempo con la magnífica exposición dedicada al bicentenario de nuestro poeta y dramaturgo Antonio García Gutiérrez y cuyo comisario es mi amigo Juan Carlos Rodríguez. Aquel día por la tarde, el 5 de julio, después de su conferencia tuvimos el placer de departir con el profesor José Manuel Blecua, director de la Real Academia Española, al que le entregamos un ejemplar de nuestro libro Crónicas para una biografía, Antonio García Gutiérrez. También nos visitó, en pleno verano y con Levante, la excelente periodista Pepa Bueno, directora del programa Hoy por hoy, de la cadena SER. Con ella compartimos una mañana en la exposición de García Gutiérrez y posteriormente un recorrido por el Museo de la ciudad. Grato encuentro con una de las voces actuales más imprescindibles de la radio española.

Y apegado al jardín por las mañanas, como jardinero fiel, viajamos por las tardes con nuevas lecturas a otros mundos, a otras tierras, a otros nuevos encuentros con: Mala índole de Javier Marías; Entre amigos de Amos Oz; A sangre y fuego de Manuel Chaves Nogales; Polvo en los labios de Montero Glez; El Estadio de Mármol de Juan Bonilla y Viajes por la tierra de Kublai Khan de Marco Polo.

En el Museo de la ciudad nos reunimos el Círculo de Autores de Chiclana que patrocina Navarro Editorial, para entregar las últimas correcciones del nuevo libro que, sobre personajes de Chiclana en el siglo XIX, saldrá a la luz a finales de año. Serán 19 autores y 19 personajes del siglo XIX. El nuestro corresponderá a Antonio García Gutiérrez y lleva por título, La confesión. Un relato de ficción sobre nuestro poeta cuando se hallaba en Londres, en 1858, como Comisario-interventor de la Deuda Española.

Al fin, después de algunos años, un verano que no ha tenido de provisional ni el tiempo meteorológico, pues hubo un tiempo en el que el viajero, por más deseos y empeños que ponía, no alcanzaba a viajar a estos mundos. Fue un tiempo aquel, el de los días (años) pasados, en el que albergaba la esperanza de que los nuevos momentos fuesen menos inquietos y más llenos de significados.   Quizás el viajero no tuviese la paciencia necesaria que la realidad le imponía. Tal vez anhelaba buscar en el desván del olvido otro tiempo que le pareció mejor. Ahora, este verano pasado, sin dudas, fue el mejor.