Fernando Quiñones y el soneto a Chiclana

 El escritor chiclanero, Fernando Quiñones, asiduo a la fiesta del “Pescado a la teja” dijo de ella y del vino de Chiclana: “…este vino de Las Albinas, cuyo trasiego y calidad nos dan siempre la sensación de que estamos bebiendo una líquida e inagotable pepita de oro…” En el año 1961 fue premiado en la X edición de la tradicional fiesta por su “triunfo rotundo por su libro taurino “ La gran temporada. Y en 1962, aparecía publicado, en el pequeño librito que la bodega “La Teja” editaba, un soneto que ya es clásico e imprescindible en la historia de la literatura chiclanera. El Soneto a Chiclana ha sido desde entonces, mil veces reproducido y como tal es, sin lugar a dudas, uno de los más conocidos del autor chiclanero.

                                                   Cal encendida, légamos redores, 
                                                   archibebes, viñedos, plazas, río,
                                                   arena virgen de tu playerío,
                                                   pico borracho de tus ruiseñores.                 

                                                  Albinas, altas huertas, resplandores                      
                                                  de levante por julio, miel trapío
                                                  del potro, luna lánguida, hoy vacío
                                                  del sol antiguo de tus matadores.

                                                  Ojos negros en ronda por la Vega,
                                                  Barrosa, salinar, pinar, labriega 
                                                  y pescadora tú, de cara al viento.

                                                  Abierta madre siempre de la mano, 
                                                  contra el incendio azul de tu verano,
                                                  vieja y muchacha por mi pensamiento.

Soneto que rebosa y rezuma el amor que Fernando profesaba por su tierra natal; lo que adoraba de ella y admiraba; lo que sentía por ella y lo que le conmovía.

Chiclana, 19 de enero de 2012