Campano, el sueño de un liberal

En 1884, Manuel José de Bertemati, futuro marqués de Bertemati, emprende  una histórica revolución, un viaje hacia el progreso en el campo gaditano con la fundación de la Colonia Vitícola de Campano en el término municipal de Chiclana de la Frontera. Se abrían nuevos horizontes para los jornaleros y campesinos de la comarca que habían sufrido en años anteriores la penuria, la escasez y el hambre en un campo andaluz anacrónico y, atrasado técnica y socialmente. Su sueño viajero durará menos de cuatro décadas, pero siempre su espíritu de innovación industrial y social prevalecerá al económico. No obstante, sus grandes miras de futuro y su deseo de crear una Escuela Práctica de Agricultura hará que tras su muerte y, en una situación tan grave como fue la guerra civil española, su viuda Francisca Misa Busheroy, done la colonia a la Congregación Salesiana para la fundación de una escuela agrícola. Así, de la mano de los salesianos, el sueño de los marqueses toma vida con la construcción y puesta en funcionamiento de la Escuela Agrícola Salesiana de Campano. En los siguientes años, el colegio se convertirá en un referente educativo en todo el país por la calidad de sus enseñanzas. Las palabras premonitorias del marqués se hacían realidad: “…una Escuela Práctica de Agricultura, de la que saldrán hombres virtuosos e industriosos, fieles a Dios y útiles a sus semejantes”. Así, Campano se transformó en un cauce lleno de vida y de futuro.

Chiclana, 9 de febrero de 2006